Tender puentes

Posted on

tender puentesNo son pocas las ocasiones que oímos decir que el gran problema de los partidos políticos es su egocentrismo, sus luchas cainitas para conquistar espacios de poder dentro de la organización, no les falta razón. Incluso he llegado a oír de un dirigente que en política “o muerdes o te muerden”.

En este modelo de organización prevalen aquellos que defienden sus posiciones vehementemente sin tener en cuenta las opiniones de los demás. Lo importante de este modelo es hacer valer tu voz, tener “la opinión”, expresarla, defenderla, desacreditar a todo aquel que no opine como tú y como no, ganar. Es la competición de mi “yo” contra otros que también quieren imponer su “yo”.

La mejor definición de política la expresó al Presidente González, en su libro “Mi idea de Europa” escribe que la política es “el arte de gobernar el espacio común”, un espacio común donde tú y yo nos transformamos en un “nosotros inclusivo”. No todos los nosotros son inclusivos, hay también un “nosotros” que es la suma de muchos yo individual que se unen contra un “vosotros”.

Ese espacio común no es sólo un área física, es mucho más, es la construcción de espacios compartidos donde todos y todas podamos sentirnos partícipes. Para construir estos espacios sólo encuentro una manera: tender puentes, unir aspiraciones, sueños, necesidades, trabajo, realidades de muchos y muchas que entendemos que sólo desde la unión somos capaces de desarrollar proyectos sociales que beneficien a todos y todas.

Pero para tender puentes, como explica mi buena amiga Yolanda Román, es necesario disponer de cuatro elementos: voluntad, capacidad, entender y hacerse entender. Voluntad de llegar a acuerdos. Capacidad para alcanzar acuerdos y capacidad para generar alianzas audaces. Entender que sólo desde la acción conjunta podemos construir. Hacer entender que si tú ganas yo gano, si gano yo, ganamos todos y todas.

Por eso frente a los que no escuchan, desacreditan a su “oponente” o simplemente van con discurso prefabricados que defiendan con vehemencia, prefiero aquellos y aquellas que escuchan, que suman, que aportan ideas a un “nosotros y nosotras” que tienden puentes para llegar a acuerdos y que entienden que el plural de “yo” es “nosotros y nosotras”.

Por un Parlamento Abierto

Posted on

DSNCONGRESOEl 24 de Julio de 1977 se constituyó en el Congreso de los Diputados la Comisión de Asuntos Constitucionales y Libertades Pública que sería la encargada de redactar una nueva Constitución para todos los españoles y españolas. Comenzaba así nuestro sistema democrático de derechos y libertades. “España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justica, la igualdad y el pluralismo político” Artículo uno de la Constitución Española. Un Estado social y democrático de Derecho.

Ser un Estado social de Derecho implica más que ir a votar cada cuatro años, nos compromete a la construcción de un espacio permanente de escucha, de diálogo, de debate y de construcción de consensos que fortalezcan nuestra joven democracia. Crear un Estado social de Derecho no puede quedar secuestrada, ni interpretada por solo una parte de los protagonistas. Nadie puede creerse en posesión de la verdad ni por salir a la calle a reclamar lo que les corresponde, ni por disponer de una mayoría absoluta que le permite aprobar sin consenso ni diálogo leyes injustas que hacen retroceder a nuestro país a momentos donde la libertad, la justicia y la igualdad no existían. No puede existir política sin democracia, ni democracia sin política.

Decía Daniel Innerarity el pasado viernes en un artículo en El País titulado, Democracia sin política: “Si la política (y los tan denostados partidos) sirve para algo es precisamente para integrar con una cierta coherencia y autorización democrática las múltiples demandas que surgen continuamente en el espacio de una sociedad abierta.” La política debe ser el arte del gobernar el espacio común y para ello en necesario articular los espacios de diálogo, debate e incluso protestas que permitan juntos llegar a ordenar y dar criterio a las aspiraciones democráticas de justicia e igualdad de los ciudadanos y ciudadanas.

Tenemos que avanzar para no retroceder. El PSOE ha demostrado que no tiene miedo a la democracia, a la libre expresión de los ciudadanos y las ciudadanas sobre sus problemas, aspiraciones y deseos. En nuestros principios fundamentales está el diálogo como forma de participación política, nuestro compromiso con el empoderamiento de la clase obrera, nuestro trabajo y decisión de transformar esta sociedad bajo los principios de igualdad, libertad y solidaridad.

Hemos abierto las puertas del Congreso a la ciudadanía, hemos escuchado la voz de los ciudadanos y las ciudadanas. Ahora tenemos que ir más allá y por eso hemos que institucionalizar el Debate Social de la Nación. Tenemos que hacer que se oiga la voz de la ciudadanía en el Pleno del Congreso de los Diputados. Tenemos que apostar por un Parlamento Abierto donde los ciudadanos y ciudadanas expresen su voz. Frente a un PP acorralado con “su verdad” los socialistas aportamos por el diálogo constructivo con la ciudadanía.

Debate Social de la Nación 2014

Posted on

DSN2013Según el barómetro del CIS del mes de Enero de este año 2014, 8 de cada 10 ciudadanos piensa que la situación política actual en España es mala o muy mala. Al ser preguntados si piensan que la situación política mejorara el próximo año, obtenemos el mismo resultado, 8 de cada 10 piensan que esta no mejorara, e incluso 3 de cada 10 piensa que empeorara. Por otro lado, los partidos políticos hoy nos encontramos a la cola de las instituciones en España, solo 6 de cada 100 aceptan y aplauden el papel de los partidos políticos hoy en día. Una situación trágica, algo que no nos podemos permitir y que sobre todo nos hace daño a la izquierda.

El PSOE somos el partido que más se parece a la gente de la calle, somos gente de la calle, ciudadanos y ciudadanas que nos comprometemos con unos ideales, que trabajamos por hacer una sociedad más justa y que sobre todo, encarnamos los ideales de progreso social, económico y cultural de la mayoría.

Los socialistas no podemos ser sólo la correa de transmisión en las instituciones, sino que aspiramos a cambiar la sociedad, a crear las condiciones que permitan una igualdad real de todas y todas. Somos el partido que ha conseguido empoderar a la “clase obrera”, es decir, a todos aquellos y aquellas que necesitan de su trabajo para desarrollar su proyecto de vida. Hombres y mujeres que necesitan de la igualdad para ser libre y que creen en una sociedad solidaria que atienda a los más desfavorecidos ya sea por razones económicas, sociales, culturales, educativas o incluso por incapacidades psíquicas o físicas. Igualdad, libertad y solidaridad, tres principios que definen nuestra manera de entender el mundo, nuestra política.

Ciertamente hoy no tenemos poder, no gobernamos muchas instituciones, no tenemos capacidad de diálogo ni de consensos con un Gobierno del PP que parapetado en su mayoría absoluta, sólo busca tener poder aunque no tenga la razón. Pero esto no es ningún impedimento, nunca lo fue, ser socialista nunca fue fácil. Frente a la intransigencia del necio, el diálogo del demócrata que entiende que una sociedad justa sólo será posible con la aportación de todos y todas.

No podemos permitirnos una democracia de baja intensidad. No vamos a consentir que el Gobierno silencie, las ideas, los proyectos y las aspiraciones de miles de personas que hoy en día mantienen el Estado Social que el PP ha liquidado. Los hombres y las mujeres socialistas aportamos por una democracia del pueblo, unas instituciones abiertas y un diálogo permanente.
El Debate Social de la Nación sólo tiene esa pretensión, abrir las instituciones para que los ciudadanos y ciudadanas nos hagan llegar su voz, que escuchemos, que dialoguemos, que consensuemos y sobre todo que juntos y juntas construyamos la sociedad que deseamos.

Hoy no podemos dejar que una mayoría absoluta “temporal” del PP eche por tierra los años de historia democrática de este país. Frente al autoritarismo de aquellos que hacen callar al resto de los políticos que no piensan como ellos, los socialistas y las socialistas queremos oír tu voz, escuchar tus propuestas y devolver a la democracia su verdadero sentido: el pueblo, el demos, tiene el poder, el krátos.

Enfermedad olvidada

Posted on

chagasCuando te dicen que 1 de 6 personas en el mundo está afectada por una Enfermedad Tropical Desatendida, te parece increíble. Pero si además descubres que tan sólo 16 de los 1.393 nuevos medicamentos desarrollados entre 1975 y 1999 estaban dirigidos a estas enfermedades, la situación ya es trágica. No creo que podamos estar orgullosos. Y sinceramente ya no sólo visto desde un punto de vista de los derechos humanos de las personas, sino además, desde el punto de vista económico, social y global.

Más de 1 millon de bolivianos y bolivianas están afectadas por el Chagas. Bolivia es un país con una renta per cápita de 2.640 USD, una esperanza de vida de 66,6 años, donde el 55% de las viviendas están infectadas por la vinchuca, insecto que transmite el Chagas, y donde cada año se descubren 40.000 nuevos casos de personas enfermas por el Chagas. Si esto no fuera suficientemente trágico, sólo existen dos medicamentos capaces de atajar esta enfermedad, pero claro, pero además no existen suficientes dosis, ni laboratorios que produzcan de manera constante y suficiente estos medicamentos. Intolerable.

El Chagas es una enfermedad silenciosa, una enfermedad que afecta a los pobres más pobres. Pero el Chagas no es sólo un problema de Bolivia. Se estima que esta enfermedad puede afectar en el mundo entre 75 y 90 millones de personas, claro está, pobres entre los pobres. En nuestro país se han detectado entre 50.000 y 70.000 casos de personas afectados por Chagas, principalmente debido a las migraciones de personas procedentes de Bolivia. Por lo tanto, no podemos decir que este no es nuestro problema. La salud global es un problema de todos y todas.

El coste por el Chagas es inasumible: 10.000 muertes todos los años, la pérdida de 3,5 años de vida productiva de las personas afectadas y los más de 7.200 millos de USD que cuesta anualmente luchar contra el Chagas. No nos podemos permitir seguir viendo como cada año aparecen nuevos casos de personas infectadas por la vinchuca y por lo tanto enfermos de Chagas.

Necesitamos invertir en prevención en los países de origen, en el control de las condiciones sanitarias de las viviendas, en tratamientos inmediatos que detenga el desarrollo de la enfermedad en las personas infectadas y sobre todo, seguir investigando y desarrollando nuevos medicamentos que eviten el desabastecimiento y la desatención de la población infectada. Es fácil, es sólo cuestión de invertir recursos y facilitar el trabajo de aquellos que están volcados en acabar con esta situación.

Nuestra cooperación al desarrollo ha facilitado que ISGLOBAL pueda trabajar junto con las organizaciones de Bolivia, universidades e investigadores. Una triple estrategia de cooperación internacional, institucional y médica. Este es un ejemplo del buen trabajo de nuestro modelo de cooperación internacional que hoy está en riesgo por la política de recortes y desmantelamiento que está efectuando el PP. No podemos olvidarnos.

Generar ilusión

Posted on

Puig-acto-CastelloDos años que nos constaran décadas recuperar. Medidas económicas ineficientes, recortes inaceptables en derechos sociales , supresión intolerables de libertades, medidas caprichosas e innecesarias, un corolario de medidas que lejos de solucionar los problemas de los ciudadanos y ciudadanas nos hunde en la decepción y la desesperanza.

Aunque el PP quiera convencernos que “un ratón es igual que un elefante” lo cierto es que no, la economía real no mejora, ni vivimos mejor, ni tan siquiera ya tenemos esperanza en que nuestro futuro mejore. Esta es la realidad que expresan los ciudadanos y ciudadanos que día a día ven con mayor preocupación, ya no su futuro, sino incluso su presente. El PP nos castiga hoy con una política neo-conservadora al puro estilo Regan, donde lo único que importa es la ley y el orden, recuperar los valores tradicionales, eso sí, los valores más retrógrados de dicta la Conferencia Episcopal. Han cambiado la solidaridad por la beneficencia y la justicia por la sumisión.

Hoy 9 de cada 10 ciudadanos y ciudadanos no creen que su economía mejore en el próximo año. El PP que era el mago de la economía, ha demostrado en tan sólo dos años que sus medidas no funcionan, que su único cometido es acabar con el Estado, que todo es privatizable y que la Administración lo único que hace es molestar al desarrollo económico de las empresas. Estos dos años de políticas del PP nos llevan a una España en blanco y negro, a la España donde la libertad y la igualdad sólo existía en los libros y en la ilusión de muchos y muchas socialistas que salían a la calle, jugándose la vida, para luchar por una España mejor. Gentes que soñaban con una educación pública y de calidad y con un Estado de Bienestar que les protegiera de los problemas que podemos encontrarnos a lo largo de nuestra vida. Soñaron utopías y consiguieron hacerlas realidad.

La situación que están viviendo hoy los ciudadanos y ciudadanas es dramática. El PP se ha convertido en una apisonadora de los derechos y libertades de los ciudadanos, un partido intolerante que ha roto el diálogo social. Debemos recuperar la utopía y ser el instrumento de la clase trabajadora, hacer llegar la voz de los ciudadanos y ciudadanas que desean y ansían una sociedad justa e igualitaria.

Tenemos ideas, tenemos principios de solidaridad, tenemos gentes que luchan, tenemos ilusión. Generemos fuerza y utopías que permitan cambiar esta sociedad y alejar del poder a un PP que no gobierna para todos ni para todas, que sólo quiere imponer sus ideales injustos e ineficaces. Lo hicimos, volvamos hacerlos

Constitucionalicemos el Estado de Bienestar

Posted on

leonLlegamos los últimos pero nos vamos los primeros. A nadie se le escapa que tras 40 años de dictadura, España llegó muy tarde a la construcción del Estado del Bienestar. En tan sólo 30 años de democracia hemos construido un Estado del Bienestar. Hoy con una crisis económica mundial, el Gobierno del PP nos dice que es Estado del Bienestar ya no es sostenible. Lo que ya no puede sorprender a nadie, es que estas dos épocas históricas han estado lideradas por la derecha española: la dictadura del General Franco y el “gobierno popular” de Mariano Rajoy.

Claro está, el PP ha vuelto a utilizar la vieja técnica de buscar un enemigo y un culpable para justificar su ataque a los derechos de los ciudadanos y ciudadanas. Aquellos que hoy nos culpan a los socialistas de los males económicos de nuestro país y al mismo tiempo exaltan la insostenibilidad del Estado del Bienestar, son los mismos que en su día se oponían a que estos derechos fueran para todos y todas.

La creación del Estado de Bienestar no es un capricho ni una invención, es el garantizar unos derechos que nos permiten disponer de una calidad de vida digna. Hoy ante los ataques y menosprecio que hacen los dirigentes del PP y algunos sectores mal llamados neo-conservadores, se hace necesario recordar a que llamamos Estado del Bienestar, que nos están negando.

La creación del Estado del Bienestar vino a dar respuesta a la necesidad de cubrir tres de los riesgos que como personas podemos tener a lo largo de nuestra vida. Situaciones que ponen en riesgo nuestros proyectos de vida y consecuentemente que nos imposibilitan ser libres: el riesgo de caer enfermo, el riesgo de perder nuestro empleo y el riesgo a envejecer. Era necesario que el Estado cubriera esos riesgos garantizando así unos derechos básicos para todos y todas.

La sanidad pública cubría el riesgo de caer enfermo, garantizando que cualquier ciudadano o ciudadana tuviera una atención sanitaria de calidad y no dependiera de sus recursos económicos para ser atendidos. Una sociedad justa e igualitaria se mide por la calidad de su sanidad. Ejemplo de ello es la apuesta que está realizando el gobierno de Obama este haciendo para garantizar una sanidad pública, claro está, los sectores más conservadores no se lo están poniendo fácil.

El seguro de desempleo pretendía ofrecer recursos económicos a aquellos trabajadores y trabajadoras que por circunstancias no achacables a ellos habían perdido su empleo. El Estado les acompañaba en este tránsito hasta encontrar un nuevo empleo garantizándole un subsidio temporal para que pudiera hacer frente a sus obligaciones. Sencillo y claro. Para el PP esto sólo ha servido para crear desempleados parásitos y tampoco incentiva la búsqueda de trabajo por parte de los desempleados, sino que genera fraude y una mala utilización.

El sistema de pensiones garantizaría que aquellas personas que durante su vida habían trabajado y aportado al fortalecimiento de nuestra economía, dispongan de una renta que les permita asegurarles una calidad de vida después de su actividad laboral. No se trataba de una recompensa ni de tan siquiera de un premio, era simplemente, la materialización de un derecho adquirido a lo largo de los años. El PP les amenaza diciéndoles que no es sostenible, que el estado no puede hacerse cargo de ello.
Sanidad pública, seguro de desempleo y pensiones dignas, tres derechos que constituyen los pilares básicos del Estado de Bienestar, derechos que nos permiten disponer a todos y todas de las mismas oportunidades para desarrollar nuestro proyecto de vida.

El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero no sólo afianzó el Estado del Bienestar, sino que generó un nuevo derecho que constituiría el cuarto pilar. Ante el riesgo de padecer una discapacidad que nos incapacite para poder trabajar, el último gobierno socialista aprobó la Ley de la Dependencia. Una ley que ha sido bombardeada por parte de las instituciones gobernadas por el Partido Popular y que hoy, el gobierno de Mariano Rajoy se ha encargado en firmar su acta de defunción. Para el PP el estado no se puede permitir hacerse cargo de las personas con algún tipo de dependencia, no es sostenible para el Estado y mucho menos se le debe reconocer un derecho de vida.

Esta es la realidad. Que no nos engañen. El PP nunca creyó, ni cree que todos seamos iguales, ni que ante las dificultades que nos podemos encontrar a lo largo de nuestra vida, el Estado debe diseñar los instrumentos que faciliten que podamos seguir adelante en nuestro proyecto vital. Pero los instrumentos y políticas se fundamentan en algo que debe ser irrenunciable, el establecimiento de un Estado de derechos para todos y todas.

Llegamos tarde a la democracia y al Estado de Derecho. A pesar de ello, España es el país que más ha avanzado en tan solo 35 años de democracia. Pero en tan sólo dos años, con argumentos económicos, se está limitando y negando derechos que nos costaron 35 años en conquistar. Los derechos de todos y todas no pueden ser los primeros paganos de la crisis. Ante este nuevo ataque de la derecha, debemos aprender algo: todo puede volver atrás. Por eso sigamos la lucha y sobre todo constitucionalicemos los derechos que nos hacen iguales a todos y todas.

El Estado del Bienestar es patrimonio de los ciudadanos y por lo tanto debemos incluirlo en nuestra Constitución como un Derecho Fundamental, algo que nadie podrá volver a tocar. La educación que nos permite ser ciudadanos, la sanidad pública y universal, el seguro de desempleo que nos ayude a reincorporarnos a la vida laboral, la protección de aquellos que necesitan de ayuda de los demás para vivir y las pensiones que nos garanticen una calidad de vida hasta el final. Constitucionalicemos el Estado del Bienestar, que la derecha de siempre no nos vuelva a negar nuestros derechos.

Diálogos y Consensos

Posted on

PP-ValenciaPero-PSOE-PSPV-XIX_ARAIMA20120303_0004_20El 8 de Mayo de 1.983 se celebraron las primeras elecciones autonómicas en la Comunidad Valenciana. En aquellas primeras elecciones, el PSPV-PSOE fue la fuerza política más votada con el 51,77% de los votos que le otorgaban 51 diputados y diputadas. Una mayoría muy amplia. El pueblo valenciano apostó por un proyecto progresista para salir del aislamiento que habíamos vivido. Se abría un nuevo tiempo de libertad, diálogo y progreso. Y así lo entendió el Gobierno de Joan Lerma.

Se apostó por una política de progreso para todos y todas, de libertad y de ampliación de derechos, de políticas que ponían en valor nuestras señas de identidad y nos hacían enorgullecernos como pueblo. Una época donde la educación, la sanidad, la economía productiva eran la prioridad para un Gobierno que estaba al lado de sus ciudadanos y ciudadanas.

Un Gobierno de diálogos y consensos, donde la mayoría absoluta no era un lastre para la democracia, porque el gobierno de un pueblo sólo es posible a través del diálogo y el consenso. El 27 de Junio de 1984 se debatió en las Cortes Valencianas la Ley de creación de la entidad pública Radiotelevisión Valenciana (RTVV), y regulación de los servicios de radiodifusión y televisión de la Generalitat Valenciana, una ley que fue aprobada por unanimidad de todos los grupos políticos: 75 votos a favor, 0 en contra, 0 abstenciones. ¿Podía el PSPV-PSOE haber aprobado una Ley sin el apoyo de todos y todas? Sin duda, pero habría sido un mal comienzo para la televisión de todo un pueblo.

Permítanme que les de dos fechas más. El 22 de Mayo de 2011 Francisco Camps, aquel President que dimitió al poco tiempo, ganó las elecciones autonómicas con el 50,67% de los votos, lo que le otorgó una mayoría absoluta con 55 diputados y diputadas. El 27 de Noviembre de 2013 el Partido Popular con sólo 49 votos a favor y 42 votos en contra decidió liquidar la televisión de todos y todas.

Los valencianos y las valencianos merecemos otro Gobierno. Un Gobierno que sea capaz de asumir la voz de su pueblo.